enpositivo.abc.es

Las frutas y hortalizas rojas favorecen la prevención del cáncer de próstata

- 21 agosto, 2012 - 7:30
Licopeno (elmundodelbienestar.com)
El licopeno es un pigmento vegetal que favorece la prevención del cáncer de próstata y se encuentra en multitud de frutas y verduras rojas - Fotografía: elmundodelbienestar.com

Licopeno. Ese es el nombre del pigmento vegetal que favorece la prevención del cáncer de próstata.

La fibra es una sustancia que favorece la prevención de cáncer de próstata pero, si además de fibra el alimento contiene licopeno, su acción preventiva es aún mayor.

Este compuesto se localiza en gran cantidad en las frutas y hortalizas que son de color rojo, tales como los tomates o los pimientos rojos.

El licopeno pertenece a la familia de los carotenoides, y es rico en propiedades antioxidantes. Es un pigmento que tiñe con su típico color rojo a alimentos como la sandía, las cerezas o las fresas.

A pesar de que estos alimentos son beneficiosos para la salud tanto en hombres como en mujeres, el Círculo de Braquiterapia Prostática recomienda más a los hombres –puesto que son los únicos que pueden desarrollar un cáncer prostático– consumir de manera habitual tomates, ya que es el alimentos que más cantidad de licopeno contiene.

En concreto, esta sustancia es soluble en grasas, por lo que si se consume con un poco de aceite de oliva, el organismo lo asimila mejor. De este modo, el gazpacho, el salmorejo, las ensaladas o el salpicón de marisco, en el que se combinan tomate y pimiento rojo, son idóneos para proteger la próstata de la aparición de un posible tumor.

Asimismo, el calor favorece también que el licopeno sea absorbido por el cuerpo humano, por lo que una buena forma de consumirlo es mediante el tomate cocinado.

Los beneficios del licopeno se basan en su capacidad de proteger a las células del estrés oxidativo que provocan los radicales libres, principales responsables de la aparición de tumores, enfermedades cardiovasculares y envejecimiento.

Las revisiones periódicas, importantísimas

Los expertos recuerdan que al margen de que se incluyan en la dieta alimentos que favorezcan a la protección contra el cáncer de próstata es «de vital importancia» que los hombres se sometan a revisiones periódicas para comprobar la presencia de esta enfermedad.

Por ello, los hombres de más de 50 años –45 si existen antecedentes familiares– deben ir al urólogo al menos una vez al año para someterse a unas sencillas pruebas que determinen la salud de la glándula.

Con una detección a tiempo, las probabilidades de curación aumentan en un 90% y es posible aplicar tratamientos poco invasivos para el paciente con efectos secundarios mínimos, tales como la braquiterapia prostática.

Este procedimiento consiste en la implantación de pequeñas semillas radiactivas en el interior de la próstata mediante unas finas agujas inyectadas a través del perineo.

Es un proceso ambulatorio que no precisa de ingreso hospitalario, por lo que el paciente puede retomar su rutina habitual a los pocos días.

enpositivo.abc.es