enpositivo.abc.es

Descubren un depósito de agua del periodo del Primer Templo de Jerusalén

- 10 septiembre, 2012 - 7:36
Depósito (Dirección de Antigüedades de Israel / EFE)
Imagen del depósito descubierto - Fotografía: Dirección de Antigüedades de Israel / EFE

Arqueólogos israelíes han descubierto un depósito de agua del período del Primer Templo de Jerusalén que arroja luz sobre los modos y usos de la vida en la ciudad santa hace unos 2.500 años.

El depósito se encuentra en la base de un muro de la explanada donde se ubicaba el Templo de las Lamentaciones, y recibía agua del estanque de Siloé.

El depósito tiene dos cisternas y una capacidad de 250 m³

«Está absolutamente claro ahora que Jerusalén no se abastecía de agua únicamente del manantial de Gihón, sino que tenía otros recursos de uso público», afirma el arqueólogo Eli Shokrón, que dirige el proyecto en nombre de la Dirección de Antigüedades.

Debido a lo cerca del templo que está el depósito, los expertos intuyen que servía para dispensar agua en el santuario judío, tanto para el consumo diario como para la purificación de los peregrinos en el baño ritual «mikve».

Los arqueólogos han determinado su fecha por la forma de la cavidad y el tipo de yeso amarillento empleado en las paredes, «similar al descubierto en otras construcciones de ese período (..) en la zona de Bet Shemesh», asegura el también arqueólogo Tzvika Tsur. «Además, podemos ver las huellas de las manos de los escayolistas cuando terminaban el trabajo, como en los depósitos descubiertos en los yacimientos de Tel Sheva, Tel Arad y Tel Bet Shemesh», agrega.

Controversia en torno al depósito

No todos los expertos están de acuerdo con la datación del depósito. La ONG israelí Emek Shavé (Punto medio), en la que milita un grupo de arqueólogos de izquierdas, ha denunciado que la interpretación de la fecha tiene «motivaciones políticas» y está destinada a reforzar la reivindicación israelí sobre la parte oriental de Jerusalén.

«Nosotros no decimos en ningún momento que no hubiera una presencia judía en la antigua Jerusalén, lo que pedimos es mayor rigor científico a la hora de hacer un anuncio de este tipo», ha dicho Yonatán Mizrahi, miembro de la organización que, como arqueólogo, disputa la fecha del hallazgo.

Dirección de Antigüedades de Israel / EFE

Según él, «no ha habido una excavación del lugar desde la superficie hacia abajo como para conocer todos los estratos y concluir fehacientemente su fecha, ni se han expuesto restos de cerámica ni de otros tipos».

«Cualquier estudiante de primer año de arqueología sabe perfectamente que el yeso no sirve para la medición del tiempo, ni tampoco el llegar a una cavidad a través de un túnel», asegura, y opina que detrás de esta excavación existe «una actividad política disfrazada de arqueología».

 

El depósito se encuentra en el extremo sur de la Ciudad Vieja de Jerusalén, que Israel ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967 y que los palestinos reclaman como parte de la capital de su futuro Estado.

enpositivo.abc.es